viernes, 14 de agosto de 2009

TWITTEANDO POLÍTICA



Aunque parezca raro, el periodo para comenzar a llenar cada rincón de nuestro país con afiches, volantes, murales y cuanta elemento pueda existir con las mejores sonrisas de cada candidato, está aún muy lejano. Según el SERVEL (servicio electoral) el plazo legal comienza el 13 de noviembre. Entonces, qué pasa en la actualidad, es mi idea o los futuros representantes del poder legislativo, además del futuro presidente de nuestro país (sea quién sea) están pasando a llevar dicha ley. Puede sonar una frase cliché, pero sin duda es difícil creer en la clase política chilena, si ni siquiera son capaces de respetar tal ordenanza.

Aunque suene inverosímil, los políticos se han renovado. Evidentemente siguen siendo las mismas caras conocidas, la novedad apunta a la forma de hacer campaña. Ahora las ideas y propuestas parecen ser elementos ínfimos, lo que pesa en la actualidad es la inmediatez. Parecen haber quedado atrás los discursos cargados de pasión e ideales, para dar lugar a herramientas como facebook, flickr, youtube, podcast, blogs y twitter.

Los políticos encontraron en twitter un nuevo “chiche” para evidenciar las debilidades del adversario, claro, se hace únicamente con fines poco prácticos para quienes están interesados en oír propuestas, pero muy efectistas para los amantes de las polémicas.

Parece que la popularidad de los candidatos se mide según cuantos amigos tiene en facebook o seguidores en twitter, y al parecer, nos conformamos con saber en qué lugar se presentará hoy nuestro candidato y no les exigimos más.

Somos nosotros, los usuarios de tales herramientas, los que tenemos el poder para cambiar tal escenario, debemos ser actores con opinión, demostrando que queremos subir el nivel del debate, señalando que la democracia se construye en el día a día y no únicamente cuando nos presentamos a sufragar.

Hasta el momento lo que recuerdo de la campaña presidencial es la acusación al candidato Frei por un indulto bajo su mandato, del candidato Piñera, que fue acusado por huir de la justicia por irregularidades en el Banco de Talca, de Ominami que ataca a quién se le cruce, especialmente al candidato de la Concertación, además de sus pintorescos mensajes en youtube. Los otros tres candidatos no son muy mediáticos y no tienen mucha tribuna, bueno, ese es el manejo histórico de nuestros medios de comunicación.

De seguir así, tengo casi decidido que a la hora de sufragar demostraré gráficamente mi descontento, o bien me dedicaré a escuchar a alguno de los candidatos rezagados y apostaré a sumarme al 2% de los que no votan por el show y las peleas, sino que añoran propuestas para nuestro país.




2 comentarios:

esteban lob dijo...

Hola Carlo Rodolfo:

Vengo a ponerme al día con tus escritos y a desearte un feliz domingo.

Saludos.

Verónica Reyes Serra dijo...

El Twitter, si bien puede ser una excelente herramienta de interacción, me parece más una entretención para los que tienen tiempo de sobra. Tengo hace como 1 año una cuenta y jamás lo he usado. Quizás me estoy perdiendo "la última chupada del mate", pero no le encuentro gracia.

Te quiero mucho.

Cariños.