sábado, 11 de julio de 2009

SOY UN FUERA DE SERIE

El tiempo libre parece estar íntimamente relacionado con algunas malas prácticas y, producto de mi reciente desocupación, he caído en la tentación. No hay día en que me duerma antes de las tres de la madrugada sin su consumo. Reconozco haber sucumbido ante el poder que ejerce sobre mi voluntad. Sí, soy adicto, adicto a las series Made in USA.


Pero mi informe clínico data de mucho antes. La historia es más o menos así:
Érase una vez un pequeño niño que cursaba los primeros años de enseñanza básica en un colegio céntrico de la capital. Su vida transcurría dentro de los parámetros tradicionales de un infante; mucho fútbol, buenas calificaciones y de vez en cuando algunas peleas, pero un día algo cambió. Todos comenzaron a hablar de un tema particular, un fenómeno extraño al parecer. Él no sabía de lo que se trataba, escuchaba del tema en cada rincón, los compañeros y amigos del barrio lo sabían pero, ¿por qué él no? La desesperación comenzaba a mermar su voluntad, pero un día la respuesta llegó en el momento menos esperado. El televisor de su casa se encontraba prendido, con un volumen notoriamente más elevado de lo común y su hermano mayor parecía atrapado bajo el poder de la pantalla. Sin preguntar de lo que se trataba, se sentó a su lado y comprendió el misterio. Era aquel peculiar personaje, una mezcla de humano con una extraña cola de mono, un pequeño de pelo alborotado, un ser de un mundo fantástico. Era Gokú, era Dragon Ball. De ahí en adelante pasó varios años de su vida esperando el siguiente capítulo, fue en ese momento en el que entró de lleno al mundo de la televisión, se transformó en un adicto.

Ese fue el comienzo de una etapa de somnolencia cognitiva, en otras palabras una etapa donde la televisión pensaba por mí. Pasaba horas viendo las desventuras amorosas de Zack Morris y Kelly Kapowski en la popular serie “Salvado por la campana”, para luego seguir religiosamente al desordenado y caótico Will Smith en “El Príncipe del rap”. En seguida de que los canales nacionales dejaron de emitirlas, superé momentáneamente tal dificultad.


Fueron varios años sin ser fanático de serie alguna, claro está que veía televisión pero de manera esporádica, pero mi libertad fue nuevamente vulnerada con la explosiva y numerosa aparición de series y sitcom norteamericanas. Recuerdo que ya hace cerca de cinco años entró en escena “Lost”, serie que causó furor en nuestro país. La seguí devotamente. Cuando pensé que ninguna podría superarla, aparece “Prison Break” y me desligué de la historia de los perdidos en la isla para adentrarme en el mundo de los fugitivos.

De ahí descubrí “Two and a half men”, sitcom que muestra las peripecias del vividor Charlie Harper, con sus capítulos donde el alcohol, el juego y las mujeres son el condimento perfecto para desencadenar las más graciosas situaciones.

Ahora el por qué del comentario, han dejado de dar tales series en la televisión abierta y la tv pagada está claramente fuera del alcance de un estudiante universitario. Podría bajar los capítulos de Internet como hace la mayoría, pero tengo el gran problema de poseer un computador que está en los descuentos de su vida útil, sería una tarea titánica descargar cada episodio.


Es así como descubrí mi nueva adicción, “Dr. House”, serie que trata de las vivencias de un médico tan brillante como antipático y de las relaciones con su equipo de trabajo y obviamente con la medicina. Mi hallazgo fue por casualidad, cambiando permanentemente de canal. Simplemente me capturó desde el primer capítulo. El gran problema, la emiten casi a las dos de la madrugada, después del noticiero nocturno. Las consecuencias, acostarme tan tarde que al día siguiente me encuentro en un estado de permanente somnolencia, pero la verdad, vale la pena. Creo que hasta que termine mis momentáneas vacaciones forzadas, seguiré con mi karma, con mi adicción.

Ah, otra adicción que lleva muchos más años es el fútbol, pero eso está en otro nivel, sobrepasa cualquier cosa.

8 comentarios:

esteban lob dijo...

Veo,Carlo Rodolfo, que tus raíces están en la capital, con sus distancias enormes y su smog. Tuviste el privilegio de salir de este caos. Cuando a los aquí vivientes nos endilgan la condición de capitalinos como si fuera motivo de identificación orgullosa, no saben que en su mayoría envidiamos la vida en regiones.

Saludos.

rafiz_glam dijo...

jajaja notable a mi me paso lo mismo..pero agregando a las sailor moon,gossip girl, L, bones, scrubs, anatomy grey,90210...


ajjajaa
saludos y exitoos

Tati Cárcamo dijo...

wooooooooooooow! me acabo de diagnosticar, soy adicta también !
me superan es una obsesión.
Dr. House también ! y ahora mi adicción esta centrada en grey's anatomy, y otrs series de sony xD
me encanta tu blog también ;)
agregado a tati's List of Best blogs.

Anónimo dijo...

ooooh, permiso concedido.
Emm, bien.. a veeeeeeeeeeer . . las seriees, no son lo mio, no me pego mucho a ellas y bla bla bla, pero una me mató "Grey's Anatomy", la amo, amo los personajes y todo .. la única, y nose, no soy my de horarios y pegarme a la tele todo el dia para ver en qué van y cosas asi.
Claro que Sony ES mi canal favorito de series (que aunque no las siga siempre, al menos las veo esporádicamente).

Bueen entrada, las eries la llevan, sobre todo las de los 90's (:

Saludos y nos leemos (:

Verónica Reyes Serra dijo...

La gracia de las sitcom es que cada capítulo es una historia diferente. Con las series una se queda más pegado porque hay una secuencia que, por cierto, te envicia. Uno se mete en la piel de algunos personajes a tal nivel , a veces, que la calentura de cabeza no se te quita con nada.

La primera serie que seguí fue Beverly Hills 90210. Enrededos adolescentes que, a estas alturas, bastante inocentes parecen a como estamos en el 2009.

Besitos, te quiero mucho.

waripolo dijo...

YO IGUAL VEO EL DOCTOR HOUSE!!!
es mi idolo y tambien me acuesto tarde y al otro dia ando para la corneta. a pesar de todo, estoy seguro que va a llegar el dia en que foreman se aburra y le pegue su combo en la jeta a house.

Li dijo...

:O!! como olvidar dragon ball o salvado por la campana... definitivamente me traen muchisimos recuerdos de cuando era chica :D
ultimamente estaba re metida con grey's antomy, vi un tiempo dr.house ... pero no se que paso que me desmotivo.

saludos!

Carlo Rodolfo dijo...

¡no quiero hacer la práctica, no podré ver más Dr. HOUSE!