martes, 2 de septiembre de 2008

Con Perfume de Mujer


Al parecer ha caído el último bastión del machismo. Cuesta aceptarlo, está más que claro, pero las pruebas son irrefutables. El tiempo pasa y como dijo Mercedes Sosa, cambia todo cambia. No me refiero a tener una mujer gobernando, menos al proyecto de ley que busca nivelar los sueldos (algo que suena lógico pero que en nuestro país no se cumple), tampoco hablo del nuevo rol que han adquirido en las relaciones de pareja “tomando la iniciativa”, el mayor cambio y el realmente impactante es el de las féminas y su reciente interés por el fútbol.

Recuerdo que hace un par de años escribí una nota para el ramo de periodismo de opinión donde daba las recetas para disfrutar los partidos del mundial de Alemania 2006, una de ellas decía: “una regla básica es ver los partidos con amigos, en ningún caso con una mujer, aunque te encuentres en proceso de conquista. Te llenará de preguntas absurdas y a la mitad del partido dirá, y cuál es Brasil los amarillos o los celestes con blanco, qué significa la tarjeta roja o por qué no fue gol. ¡No fue gol porque no entró la pelota a la red! Evítese problemas, véalos solo o con amigos”.

Dos años después me retracto de esas palabras.

Las mujeres se han tomado el deporte rey. Ahora van el estadio, no acompañando al pololo o al papá, mucho menos a ver las piernas de los deportistas, no van a que las cámaras del CDF las muestre en el entretiempo, no buscan que las vinculen con un futbolista de moda para salir en el SQP, lo hacen para disfrutar de un partido, van a gritar y a alentar al equipo de sus amores.

Sí, ahora son fanáticas de un equipo. Antes apenas sabían que Colo Colo eran los blancos y la U los azules, ahora saben que Cobreloa son los naranjas, que Rangers es de Talca, ahora hasta saben lo que es un fuera de juego. Aún no me termino de sorprender.

Saben la hora del partido, algunas, las más fanáticas, conocen hasta la oncena inicial de cada cuadro, otras ven fox sport, la liga italiana e inglesa y son hinchas del Inter y del Manchester United.

Y no se quedan en ver fútbol, lo practican. Son muchas las ligas femeninas en nuestro país, las de colegios, universidades y ahora se creó un torneo nacional que hasta es televisado. Seremos anfitriones de un mundial Sub-20, certamen que se desarrollará entre el 19 de noviembre y el 7 de diciembre del presente año, qué más se puede agregar.

Ah, también hay periodistas que cubren fútbol y lo hacen muy bien.

Lo bueno de la relación mujer-fútbol, es que cuando los partidos están muy malos, se nos abre la posibilidad de distracción con lo guapas que se ven con esas nuevas camisetas ajustadas, pensadas para resaltar la anatomía femenina, también las celebraciones post partido pueden ser más entretenidas o bien porque no falta el pillo que se pasa de listo y celebra más de la cuenta con la amiga, con besos y abrazos exagerados con cada gol.

Recuerdo haber leído hace un par de días a un colega que escribió sobre lo que escuchó de una conversación entre mujeres, el resultado, realizaban un completo análisis sobre qué mujer tenía las mejores pechugas. El día que haga lo mismo y escuche aunque sea una pequeña mención al partido del domingo, ya no habrá más que hacer, ese día entenderé que ya no somos los dueños exclusivos del fútbol, que ya perdimos el último rasgo que separaba territorio masculino de femenino.

Antes de terminar algunos pequeños alcances.

Para el último mundial realizamos una apuesta con mi familia a quién era el campeón, acertó mi mamá.

La hija de la presidenta juega fútbol.

Las mujeres no pierden su femineidad jugando o viendo fútbol, encuentro que se ven muy tiernas corriendo detrás de la pelota.

Técnicamente han mejorado mucho. Sí, cuando veo fútbol femenino me concentro en el juego, no en las jugadoras.

Y por último, para todos y todas, el domingo juega Chile con Brasil, así que todos pegados al televisor apoyando a la roja. Ahí serán testigos privilegiados de lo que hablo.

5 comentarios:

Karenvon dijo...

Viste que estamos en todos lados ;)

Personalmente soy pésima en el fútbol y no cacho ni una de reglas, ni jamás veo partidos...Pero tampoco hago preguntas hueonas ehh... o sea yo coopero no más hago cositas para picar acerco las cervezas y me doy una vuelta por ahí mientras gritan y se pelean por los goles...

Saludos!

esteban lob dijo...

Hola Carlo Rodolfo:
Con agrado te devuelvo visita.

Es irrefutable. Las mujeres han invadido nuestro terreno futbolizado. Pero hay una excepción: mi señora, quién se sigue cruzando frente al televisor, justo en el momento en que están tirando un penal.

Miento. Por lo que leo de Karenvon más arriba, ella tampoco "cacha" en la materia. Pero tiene la delicadeza de hacer cositas para picar y no convertirse en "Pindy".
¿Te acuerdas de Pindy?
Mi señora, en todo caso también hace cositas para picar, pero es capaz de cruzarse con la bandeja justo cuando se produce un gol tipo Barrios ante Santiago Morning.

Saludos.

Verónica Reyes Serra dijo...

Bueno, hay de todo, jiji.

Oye, qué risa me da ahora que me acuerdo de la pseudo pataleta de Zamorano en el Futsal que fuimos a ver juntos. Jugó la mitad del partido ¡Y la mayoría de los cristianos estaba ahí para verlo a él! Jajaja, como que se picó el pichichi.

Y bueno, quedó más que claro también en dicho evento que el fútbol ya es un deporte unisex. Es cosa de recordar a la goleadora del equipo femenino lila, o a la arqueraza que tenía la selección de la Muni de Conce.

A mí me gusta el fútbol. Los hombres no creen que existamos niñas que sí sabemos distinguir entre un volante y un lateral derecho. Aunque debo decir que cuando era peque, y no sabía mucho, veía una maza de hombres nomás corriendo tras la pelota.

Con el fútbol uno sufre, se ríe, comparte y se relaja. Claro está :)

Un besito.
tqm.

Edurne dijo...

El deporte es un derecho de todos. Y los hombres deberían aprender a ver el futbol femenino como un deporte, no como 11 mujeres moviendo las tetas detrás de un balón. Y el que quiera una cerveza que vaya a por ella, por favor, no molesten.

Un beso.

A n d r e a dijo...

¿Futbol? Tema complicado para mí. Pero a medida que pasan los años me voy poniendo más al día con este deporte tan atractivo para los hombres, y hoy, para las mujeres. Antes ni sabia las fecha, menos los jugadores. Hoy puedo decir que ya lo sé y que además, veo noticias para ver los resultados.

Saludos!