lunes, 8 de septiembre de 2008

Cosas que pasan en el congreso


Hace un par de días se deleitaban grabando un comercial para el CDF, demostrando todas sus destrezas futbolísticas, algunos sinceramente, podrían ocupar el lugar de Estrada y González en la roja de Bielsa, que el domingo, decepcionó completamente. Parece que nos agrandamos un poco, pero eso es harina de otro costal.

Luego dieron noticia sesionando para darse un bono por el aumento en el precio de los combustibles. Sin comentarios.

Se habló del diputado Ascencio que cambió su voto para entregarle recursos al vapuleado TranSantiago, soborno dijeron los más críticos al plan.

El diputado Escobar luchó por un segundo recital de Madonna en nuestro país, lo consiguió.

Qué podría sacar de la estresante rutina de trabajo a los honorables. La respuesta es lamentable, la muerte de uno de sus camaradas.

Es increíble su historia. Con todo el respeto que se merece la familia del difunto, no me deja de sorprender que la primera y única vez que se escuchó el nombre Pedro Álvarez-Salamanca fuera para dar cuenta de su defunción. Quién lo conocía. Qué hizo por el país o su distrito. Grabó el comercial para el canal del fútbol junto a los otros seudo deportistas. Son muchas las interrogantes que surgen tras su muerte, la principal. Cómo murió realmente.

Su historia es para escribir un libro. “Murió por causas naturales”, se apuraron en decir sus cercanos. El diputado Osvaldo Palma, amigo y quien asistió al occiso, mintió descaradamente argumentando una falla cardiaca sin motivo aparente. Hasta ahí nada fuera de lo común, pero estamos hablando de un diputado de la república, no puede ser todo tan soso y común.

A las horas de conocida la noticia comenzó a circular el rumor de que murió contento, demasiado al parecer. Llevó a la realidad el deseo de muchos que tienen como plan de retiro su desafortunado escenario. Transformó ficción en realidad, recuerdo que una teleserie del canal católico trataba tal temática, un personaje muere tras una noche de extrema pasión.

Lo peculiar es que el fallecido diputado pertenece a uno de los partidos conservadores de nuestro país y no es muy de su línea morir así. Por lo mismo su compañero de partido, engañó a la fiscalía contando otra versión de los hechos.

Lo peor para el partido de oposición, la mujer en cuestión no era su esposa. Ahí ardió Troya en la colectividad. Cómo un diputado de un partido conservador podía mantener una relación paralela si ellos son los que fomentan los valores tradicionales y predican en pos de la familia.

Era la amante, era una camarera, era la mucama, son tantas las versiones que han circulado en la prensa. Se habló del tema hasta en Tolerancia Cero, Matías del Río, uno de los panelistas del espacio, criticaba por la mentira que ronda el caso, al otro día Carlos Larraín, presidente de Renovación Nacional, defendía la memoria de Pedro en las páginas de un diario de corte sensacionalista. Todos opinan de Pedro Álvarez-Salamanca.

La política es una ciencia que no logro entender del todo, es necesaria pero tratemos de profesionalizarla. Se preocupan muchas veces de trivialidades y se dejan de lado los problemas que atañen a la población y especialmente a los que votaron por ellos.

Me gustaría haber escuchado algún proyecto de Pedro y no enterarme de su existencia gracias a su particular defunción.

Al menos murió feliz, murió saludando a la bandera.

A propósito de los honorables, recuerdo que los diputados y senadores podían entrar gratis a los partidos de la selección, desconozco si ha cambiado tal licencia. Esperemos que miércoles, sea con ellos pagando por la entrada o con sus particulares beneficios, se llene el coloso de Ñuñoa y se logren los tres puntos que nos permitan seguir en carrera por un cupo para el mundial.

4 comentarios:

Verónica Reyes Serra dijo...

Jajajaja, me dio risa cuando escribiste "murió saludando a la bandera". Bueno, es que parece que fue así como murió el diputado. Y no sólo saludando a la bandera, sino que también gritando un "viva Chile", jiji.

En fin, los pormenores, te apuesto, no serán difundidos a la prensa cuando se sepan. El fiscal a cargo tuvo dudas de que quien estaba en la pieza con el fuese una mucana, por eso encargó la investigación. Yo creo que si se llega a corroborar el "vox populi" no se dará a conocer de manera llana.

Carlo, te quiero mucho. Está lindo tu blog.

Cariños y nos vemos mañana.

MrsSelfDestruct dijo...

No me extraña todo lo que has escrito, sobre todo cuando hablamos de los "honorables". Creo que el honor es una ilusión que se ha diluido en lo mundano de los seres humanos (por eso creo que soy admiradora de los samurais, eso de morir por honor ya no se da en ninguna parte)

El otro día mi hermana menor estaba viendo los padrinos mágicos y hubo una cita que me quedó dando vueltas: "Fuimos a buscar al Congreso, habían payasos, pero ninguno daba risa..." se aplica a tu posteo y a lo que ambos pensamos.

Muchas gracias por tu comentario en mi blog...gracias por el ánimo.

Salutes!

esteban lob dijo...

Hola Carlo Rodolfo:

En esta historia de los parlamentarios más conocidos, tengo mis aprensiones.
Yo tampoco había escuchado o leído mucho acerca del fallecido, pero no necesariamente los más publicitados son los mejores.
En mi época de editor del Correo de Minería, recibía invariablemente la visita semanal de un diputado para dar cuenta de lo que estaba haciendo, los proyectos que presentó, los que iba a presentar, etc.
Seguramente hacía lo propio en otros medios y por cierto tenía un tratamiento mediático intenso, porque en una de esas si estabas escaso de material le dabas alguna cuña por el egoísta motivo que te rellenaba 30" de una hora de programa.
En suma, desconozco si los que más aparecen en la prensa son los mejores. Tampoco puedo afirmar lo contrario.

Saludos.

Sebastian Norris dijo...

Ese weon murio con las botas puestas.
Jajaja.

COsas que pasan en reñaca pues.


Saludos socito.
QUe le vaya bien en estas fiestas que comienzan
Eeeeeeeeee, eeeeeeeeee, Colaleeeeeee !!!


Un abrazo.