sábado, 27 de septiembre de 2008

SE ME APAGÓ LA TELE


He logrado sobrevivir sin ella. Años atrás parecería algo inaudito, fuera de todo contexto, sin embargo los hechos hablan por si solos. Se apagó la tele.

Sí, está ahí, al fondo de la pieza, tapada con un masculino paño rosado. Está desenchufada. Ahora es ella la que se encuentra inerte, mirándome por horas sin moverse, sin dar muestras de vida.

¿Cómo llegamos a tal punto? Respuestas existen muchas.

Primero, sus contenidos ya no son los de antes. ¿Dónde quedaron los dibujos animados? Parece que nos quieren vender una sociedad sin niños, donde se pasa inmediatamente a la etapa adolescente con programas de pokemones y después con bailarines que resultan un gran aporte cultural.

Antes, el SQP estaba bien, es decir, era un programa novedoso pero hoy, existe una gran cantidad de programas que siguen la misma línea, saturando la pantalla con polémicas absurdas. Sin ir más lejos, las últimas semanas nos encontramos con una joya de la farándula. Las fotos privadas de una “opinóloga” rondan los medios de comunicación. Quién las filtró, no sé ni me interesa.

Mucho Reality Show, mucho “tranquilo papá” y personajes bizarros.

Demasiada violencia en los noticieros, peleas absurdas entre políticos, reportajes sensacionalitas, atentados, en fin, ya no dan ganas de prenderla.

La dejé porque me quitaba mucho tiempo. Reconozco que la carta de ajuste tiene su gracia pero después verla tantas veces pierde su magia. No la dejaba en todo el día. Me transformé en adicto. Disfrutaba viendo series gringas y teleseries brasileñas. Después me dedicaba a los estelares y participaba en los “llame ya”. Fue un periodo complicado.

Por suerte entendí que los libros no se leían solos y que ni el Kike Morandé con toda su compañía me explicarían algo de la teoría de la comunicación de masas, de la espiral del silencio y todas esas delicias que nos enseñan a los estudiantes de periodismo.

Otro punto importante para dejarla es que ya no funciona como antes. Parece que los años le pasaron la cuenta. Prenderla era una lucha constante contra las líneas, puntos y fantasmas que aparecían en la pantalla. Un día en mi desesperación por arreglarla, moví de tal modo la antena que se rompió. Nunca más la prendí. Son casi tres meses sin la denominada caja idiota.

Ahora cuando quiero ver un partido de la liga italiana o inglesa, tengo que bajar al comedor, si quiero ver fútbol chileno, voy a algún pub o restaurante con mis amigos. Si quiero ver una serie o película, la puedo bajar de internet.

Comencé a escuchar la radio, me reencontré con antiguos gustos musicales, ahora tengo blog y además retomé la lectura. Sí, estoy leyendo El Perfume de Patrick Suskind.

Sin embargo, a pesar de los muchos beneficios que me ha traído, debo confesar que a veces siento un deseo casi incontrolable de prenderla, ya sea por morbo, curiosidad o por reeditar esas largas tardes juntos. He pensado en comprarle una nueva antena, no son tan caras.

Ah, se me olvidaba, comenzó el plazo legal para las campañas de cara a las próximas elecciones municipales. ¿Acaso no comenzó hace semanas? Paredes pintadas, gigantografías, merchandising. Si nuestras futuras autoridades no respetan la ley, que más vamos a esperar de sus gestiones.

9 comentarios:

Soledad Burgos dijo...

Bajo el volumen e invento los diálogos...es la única forma de disfrutar la TV,,,robármela..
Saludos...

esteban lob dijo...

...y lo peor es que las calles están atestadas de propaganda no solamente para llegar a las alcaldías, sino para ser concejal. Me pregunto el tiempo que pasará para que esos candidatos-si son elegidos, claro-se demorarán en recuperar sus inversiones en publicidad callejera o de cualquier tipo. Por mucho que supuestamente les ayuden los partidos.

Saludos.

*clau* dijo...

sabes..yo tambien era "fanatica" de la t.v, pero luego llego mi pc; internet y sin darme cuenta ni siqueira pensaba en encenderla. ahora solo la enciendo como alarma en la mañana para levantarme jaja. pero igual tiene sus cosas negativas porque com odices las noticias son estupideces, discusiones y peleas pero es necesario verlas porque ya estas desconectado del mundo. ya me paso una vez, cuando salio esta joven semidesnuda bailando en los metros; yo no tenia idea y fuí causa de varias burlas.
que lastima que ya no existan esos programas como cachureos, video loco jaja eran buenos, sanos...los niños de hoy no saben que es ser niño.
lindo tu blog, que estes bien.
chau!

Karenvon dijo...

Uhhh a mi no me gusta ver tele...que freaky :P

Saludos!

Sebastian Norris dijo...

La tele es lo mas grande loco !!!
Cachaste a Edmundo ??
Tres minitas peliandoselo.
La llea.
Jajaja.

Que estis bien.
Un abrazo.

Verónica Reyes Serra dijo...

Personalmente, prefiero ver una peli abrazada contigo antes que ver cualquier cosa en la TV.

Bueno, las noticias hay que verlas, ya que la TV conjuga la información con la imagen, aunque ante tanto sensacionalismo uno, como siempre, sigue prefiriendo el diario.

¡Ah! yo cada vez que pillo monos o series me quedo pegada, de lo contrario, también hago que se me apague la tele.

Besitos.

A n d r e a dijo...

La tele... Hoy mismo pelee con mi mamá por la tv. Me fui del país y aprovecho de prestar mi televisión. Hoy queria ver las noticias.. esas noticias que te dejan los medios (escandalosas y poco juicosas).

Obligada a leer y leer.. entre la tele y el quijote, es mejor el quijote, no? jajaja

Saludos!

MrsSelfDestruct dijo...

Sí se dan monos animados, pero la calidad de estos es la que deja que desear. Hay tantas series buenas de animé y aún transmitiendo la tontera de Dragon Ball XD

Yo tbn he perdido el amor por la tele, a veces la enciendo por sentirme acompañada, pero no necesariamente me siento a mirarla. Creo que es inevitable que la tele aburra, si no hay cosas buenas que ver...ni siquiera en el cable, 70 canales de pura mier..

Saludos.

Nuni dijo...

Gracias por darte el tiempo
me halagas ya que me encantaria ser periodista y tu en el medio me das una opinion muy buena..me gusta lo de la tele io tambien en mis fotologs he hecho comentarios de aquellos , derrepente subo fotos de los dibujos animados que veia cuando chica y de los que veo ahota tambien , el contenido es distinto , yo no soy tan grande pero recuerdo haber llorado de niña con algun capitulo en el que un personaje moria , talvez eso nos hizo más sencibles y disfrutamos más la niñez , reiamos con el profesor rosa y cachureos era genial ,,,pero bueno que más decirte solo que me encanto y me senti realmente muy a gusto leiendo


xao